Tu estómago y el estrés en la vida diaria

Horas de tráfico todos los días, juntas interminables y motivar a tus hijos para que terminen la tarea, pueden ser algunas de las razones por la que te sientas estresado. Y además, ese estrés puede a su vez causarte dolor de estómago. ¿Lo sabías?

Compartir

Síntomas

¿Cómo el estrés me puede provocar dolor de estómago?

Existe una conexión entre el cerebro y tu estómago, por lo que al estar estresado, el cerebro enciende las alarmas y puede provocar que la actividad de tu estómago se vea alterada, y esto podría causarte molestias.

Ícono de figura de mujer tomándose el estómago. Un par de rayos rojos frente al estómago indican dolor.

Cólicos

Tener cólicos cuando menos los esperas puede ser incómodo. Y aunque no es grave, sí puede hacerte sentir mal.

Ícono de un nudo de cuerda.

Colitis

Estar bajo estrés puede incrementar síntomas relacionados con la colitis como el dolor de estómago.

Ícono de sandwich de varios pisos de alto.

Comer de más

El estrés aumenta la producción de ciertas hormonas, que te puede hacer comer en exceso y causarte indigestión.

Ícono de una botella de cereveza y un cenicero con un cigarro.

Beber y fumar

El cigarro y el alcohol pueden dañar tu estómago. Y estos hábitos podrían influir en molestias que aumenten tu estrés.

¿Por qué me afecta?

Estrés: enemigo común de tu cuerpo y tu mente

¿Sabías que tu cerebro está conectado a tu estómago? Esta conexión hace que ambos intercambien señales cuando alguno de los dos no está bien. El estrés puede llegar a ser algo tan intenso que crea un ciclo vicioso emocional y físico, que puede provocar molestias o dolor de estómago. Rompe este ciclo para sentirte mejor.

Tips y sugerencias

Hábitos para manejar tu estrés

Alcanza un balance en tu vida haciendo cambios que te ayudarán a reducir las molestias causadas por el estrés en tu cuerpo y tu mente.

Ícono de un balón de basketball y unas mancuernillas.

Hacer ejercicio

Salir a correr o andar en bici ayudará a distraerte y te hará sentir bien.

Ícono de una manzana y una naranja.

Mejora tu flora intestinal

Una adecuada flora intestinal te ayudará a manejar el estrés. Incluye frutas, verduras y fibra en tu dieta

Ícono de una cama.

Medita para dormir bien

Meditar antes de irte a la cama te ayudará a relajarte y a evitar noches de poco sueño o insomnio.

Ícono de un emoji sonriente.

Vive el momento

Reírte a carcajadas, ver una película con tu pareja o sacar a pasear a tu mascota... disfruta cada instante.

Ícono de tres corazones de distintos tamaños.

Conecta con seres queridos

Reunirte o hablar con tu familia y amigos, te ayudará a distraerte de tus problemas y a sentirte apoyado.

Recomendaciones

Buscapina®, tu aliado para aliviar cólicos y molestias estomacales

Imagen de una caja  de Buscapina® Duo contra un fondo naranja.

Buscapina® Duo

  • Intensidad leve a media
  • Tabletas
  • +10 anos

La doble acción, que combina hioscina y analgésico, alivia el espasmo y el dolor de estómago.

Aprende más

¿Tienes más dudas sobre tu estómago y el estrés?

    Situaciones estresantes pueden afectar la movilidad en el intestino e impactar la sensibilidad de tu estómago, haciendo que seas más propenso a sentir dolor

    El cerebro y el estómago están ligados por el eje cerebro-intestino. Esta conexión permite que el estrés que afecta a uno puede impactar al otro. Por ejemplo, estar estresado puede hacer que sientas un nudo en el estómago, y al revés, un nudo en el estómago puede estresarte.

    El estrés puede ser un factor que cause dolor en caso de tener colitis debido a la alteración nerviosa del estómago en momentos estresantes. Tener un estilo de vida saludable, que incluya ejercicio y alimentos saludables, puede ayudar a controlar estas molestias.

    Situaciones estresantes pueden afectar la movilidad en el intestino e impactar la sensibilidad de tu estómago, haciendo que seas más propenso a sentir dolor.

    Buscapina® te puede ayudar a aliviar las molestias estomacales, ya que contribuye a relajar los músculos del intestino y a aliviar los cólicos. Si presentas más síntomas, consulta a tu médico.